Thursday, April 29, 2010

Una crítica de mi novela

Me sorprendió encontrarla esta mañana en la portada de Cubaencuentro y aquí les cuelgo una parte para que sigan leyéndola en ese portal:


Por Carlos Espinosa Domínguez

En toda la literatura cubana no creo que exista un primer libro que se haya hecho esperar tanto como Descansa Cuando Te Mueras (Lulu Press, 2010). Lo paradójico es que su autor, Manuel Ballagas (La Habana, 1948), inició su andadura literaria a muy temprana edad. Su caso es totalmente opuesto al de, por ejemplo, Giuseppe Tomasi de Lampedusa, quien como ha comentado Mario Vargas Llosa no había escrito sino cartas hasta que, a los cincuenta y ocho años, tomó de pronto la pluma para redactar en pocos meses esa obra maestra que es El Gatopardo.

Ballagas apenas tenía diecinueve años cuando dio a conocer el cuento "El día que yo morí", en la revista Casa de las Américas (n. 15-16, noviembre 1962-febrero 1963). Probablemente formaba parte del libro Con temor, que la editorial El Puente estaba a punto de publicar cuando fue cerrada y eliminada del panorama literario. En 1967 Ballagas obtuvo una primera mención en el Premio David de cuento con el libro Lástima que no sea el verano. Entrevistado por Belkis Cuza Malé, a propósito de ese reconocimiento, Ballagas además de comentar que su gran ambición era "ser un escritor a gogó", reveló que escribía desde hace seis años. También en el 67 un par de textos suyos, "Vivebien" y "Poema", fueron incluidos en dos antologías de autores jóvenes, Cuentos y Poesía, respectivamente, que vieron la luz bajo el sello de Ediciones Unión.

Otra bien distinta pasó a ser su situación en la aciaga década de los 70, a partir de la cual pasó a engrosar la hornada de creadores marginados y silenciados (generación del silencio, bautizó Ballagas a la primera generación posrevolucionaria). Como recordó años después Reinaldo Arenas, a esos autores las editoriales y revistas les cerraron las puertas, y sólo tenían abiertas las del ostracismo o las de la cárcel. A esta último fue a parar Ballagas, cuando en 1973 fue acusado de diversionismo ideológico y penalizado a cuatro años de prisión. Pudo salir de la isla en 1980, durante el éxodo masivo del Mariel, y ya en Estados Unidos retomó su actividad literaria. Poemas, cuentos y artículos suyos se publicaron en revistas como Mariel, Unveiling Cuba y Término, que coeditó con Roberto Madrigal.

Prácticamente todos sus compañeros del grupo del Mariel empezaron a editar sus obras: Carlos Victoria, Reinaldo García Ramos, Luis de la Paz, Carlos A. Díaz, Juan Abreu, Ismael Lorenzo, Miguel Correa, Roberto Valero, Rafael Bordao, Milton Martínez, Jesús J. Barquet, Roberto Madrigal, para citar sólo aquellos que hasta entonces permanecían inéditos. Sin embargo, el primer libro de Ballagas seguía haciéndose esperar y corría el riesgo de repetir el caso del gran escritor francés Joseph Joubert, quien en toda su vida no publicó un libro. Ha habido que aguardar hasta este año para que finalmente Ballagas se decidiera a comparecer ante los lectores. Como si quisiese explicar de alguna manera esa prolongada dilación, en un artículo de 1984 él apuntó que los escritores del Mariel "inéditos o parcialmente inéditos, lo son en gran medida por razones circuntanciales obvias, muy propias de la singular experiencia histórica que les tocó vivir". Demos, pues, como buenas sus razones y pasemos a la novela objeto de este trabajo.

"Al cabo de todos estos años me he acostumbrado a ver la policía a toda hora. Este barrio está lleno de morralla. A cada rato vienen a llevárselos esposados: ladrones, estafadores, matarifes, mirahuecos. Por eso ni me preocupo. Conmigo no es, así que doy media vuelta, aplasto el cigarro en un cenicero, me sirvo otra tacita de café y me quedo esperando a que se forme el tropelaje". Quien así habla es Manny, narrador y protagonista de Descansa Cuando Te Mueras. El barrio al cual alude es La Sagüesera, zona de Miami en donde se fue concentrando la mayor parte de la población de origen cubano. Hoy ese panorama ha cambiado de manera notoria, pero era así en la década de los ochenta, época en la cual se ubica la novela.

(Lean el resto en http://www.cubaencuentro.com/es/opinion/articulos/welcome-to-la-saguesera-235622)

No comments:

Post a Comment