Thursday, March 17, 2011

Por qué una vez estuve en la cárcel

No pocas veces los curiosos me preguntan “exactamente por qué” estuve preso en Cuba. No les basta que les diga que por “diversionismo ideológico”. O que les diga: “Por escribir”. Siempre insisten: ¿Pero por qué? ¿De qué te acusaron exactamente? ¿Cuáles fueron las pruebas? Y les entiendo: escribir o decir lo que se piensa no es delito en ninguna otra parte del mundo. Por lo tanto, no hay necesidad de probar que se ha cometido tal delito.

Luego la sentencia que me impuso el Tribunal Revolucionario No. 1 de La Habana es algo sui géneris y digno de estudiar. Pocas veces he mostrado una copia de ésta, mediante la cual se me condenó a prisión como parte de la causa número 198 de 1973, por un delito contra los poderes del Estado, en la llamada época del QUINQUENIO GRIS. La conservo todavía como una reliquia en papel cebolla, y le he hecho varias copias, por si las moscas. Uno nunca sabe. En algún momento la escanearé y colgaré aquí, o en otra parte, para que puedan todos leer en su totalidad esta brillante muestra de texto forense. De momento, transcribo una parrafada de la sentencia, incluidos sus errores tipográficos y ortográficos, como muestra de lo que sirvió en aquella época para pedirme 12 AÑOS DE CARCEL y condenarme, al fin, a SEIS. Qué poco vale la vida humana para el régimen castrista. Tomen nota Miguel Barnet y comparsa.

“PRIMERO RESULTANDO PROBADO: - Que el procesado MANUEL FRANCISCO BALLAGAS LOPEZ, de generales consignadas, comentzó a escribir obras literarias de carácter contrarrevolucionario , mediante las cuales criticaba medidas, metodos, disposiciones, leyes y dirigentes de la Revolución, independientemente que esta labor diversionista también la realizaba en forma oral en conversaciones y tertulias a las que asistían otros jóvenes escritores. En la ejecución de esta labor contrarrevolucionaria escribió poemas o novelas como por ejemplo criticando la actitud asumida por nuestro pueblo ante la sede diplomática suiza cuando la captura de nuestros pescadores por elementos al servicio de la CIA y otros, los cuales algunos le fueron ocupados en su domicilio y se adjuntan al presente sumario en una fototabla; también envió al exterior escritos contrarrevolucionarios, criticando medidas revolucionarias de nuestro gobierno y los que remitía al norteamericano Allen Ginsberg, poeta que visitara nuestro país en mil novecientos sesenta y cinco y que fuera expulsado del territorio nacional. Además, recibió dólares del exterior en dos cartas, así como en distintas ocasiones remitió sellos filatélicos al exterior. En la labor de diversionismo edeológico tenemos la forma difamatoria que utilizaba este acusado contra el Poder Revolucionario como: la ofensiva revolucionaria en nuestro país, la detención del escrito cubano Heberto Padilla, informes sobre las Unidades Militares de Ayuda a la Producción, calificándolas como campos de concentración y otras. Que todas estas actividades iban encaminadas a ir creando condiciones favorables en el país que en su momento adecuado hicieran posible la destrucción del Gobierno Revolucionario".-------------------------------------------

No comments:

Post a Comment