Wednesday, November 16, 2011

Reeditarán obra de Emilio Ballagas

Creo que ninguna obra literaria ha sido tan sometida al pillaje y a la piratería más descarada como la de mi padre, el poeta cubano Emilio Ballagas. Mercachifles editoriales de un lado y burócratas comunistas del otro se han dado la mano para sacar provecho de un trabajo intelectual que ni les pertenece ni mucho menos merecen.
Sin importar el signo del ultraje, la excusa es siempre parecida. Un inescrupuloso editor español justificó su publicación no autorizada de un libro de mi padre diciendo que lo hizo “en nombre de la poesía”. Un funcionario del Instituto Cubano del Libro alegó que su publicación en el 2004 de una edición no autorizada de la obra poética de mi padre era legal porque las leyes cubanas establecen que los derechos de autor caducan a los 50 años de la muerte de su titular original, mi padre, a quien calificó de “excelso poeta”.

Calificativos y justificaciones aparte, todos estos sinvergüenzas se adjudicaron el derecho de lucrar con la obra de un autor fallecido a quien suponían incapaz de defenderse. Afortunadamente, en Estados Unidos y otros países civilizados las normas que regulan la caducidad de los derechos de autor son mucho más razonables y generosas, y estipulan castigos para quienes se desentienden del derecho de propiedad intelectual.

Para evitar la futura explotación y el uso indebido de la obra de Emilio Ballagas es que me dispongo a lanzar, a comienzos del año próximo, una reedición de la única edición seria y autorizada de la obra poética de mi padre, aparecida en 1955, a un año exacto de su fallecimiento. Esta reedición de la Obra Poética de 1955 (también conocida como Edición Póstuma) llevará por subtítulo Edición Autorizada, a fin de diferenciarla de todas las ediciones espurias hechas a lo largo de medio siglo por editores inescrupulosos y, sobre todo, por las editoriales del régimen comunista de Cuba, que no se han limitado a lucrar con la obra de Emilio Ballagas, sino que incluso han llegado a falsearla, incluyendo en sus ediciones poemas y escritos de dudosa autoría y matices políticos interesados.
Emilio Ballagas y su hermana Alicia, circa 1930.
Obra Poética de Emilio Ballagas, Edición Autorizada sigue casi al pie de la letra la edición de 1955. Por respeto a derechos ajenos, no incluye el prólogo de Cintio Vitier de la edición original ni tampoco los apéndices, que abarcaban textos de otros autores. En lo demás, el libro se ciñe escrupulosamente a los textos reunidos por una comisión que en su época fue integrada por algunos de los intelectuales cubanos más prestigiosos, entre ellos Vitier, José María Chacón y Calvo y Gastón Baquero.

Con costos de producción que bordean los $12 por copia, esperamos poder colocar en el mercado un libro no sólo esmeradamente editado, sino también a un precio asequible. Habrá, además, una edición electrónica de excelente precio.

Avisaremos a los lectores de este blog cuando esté disponible el libro y los sitios donde podrán adquirirlo. Mientras tanto, les ofrezco de anticipo este poema de mi padre, uno de los que más me gusta:

DE OTRO MODO
Por Emilio Ballagas

Si en vez de ser así,
si las cosas de espaldas (fijas desde los siglos)
se volviesen de frente
y las cosas de frente (inmutables)
volviesen las espaldas,
y lo diestro viniese a ser siniestro
y lo izquierdo derecho...
¡No sé cómo decirlo!

Suéñalo
con un sueño que está detrás del sueño,
un sueño no soñado todavía,
al que habría que ir,
al que hay que ir,
( ¡no sé cómo decirlo!)
como arrancando mil velos de niebla
y al fin el mismo sueño fuese niebla.

De todos modos, suéñalo
en ese mundo, o en éste que nos cerca y nos apaga
donde las cosas son como son, o como dicen que son
o como dices que debieran ser...
Vendríamos cantando por una misma senda
y yo abriría los brazos
y tu abrirías los brazos
y nos alcanzaríamos.
Nuestras voces unidas rodarían
hechas un mismo eco.

Para vernos felices
se asomarían todas las estrellas.
Querría conocernos el arcoiris
palpándonos con todos sus colores
y se levantarían las rosas
para bañarse un poco en nuestra dicha...
(¡Si pudiera ser como es,
o como no es... En absoluto diferente!)

Pero jamás,
jamás.
¿Sabes el tamaño de esta palabra:
Jamás?
¿Conoces el sordo gris de esta piedra:
Jamás?
¿Y el ruido que hace
al caer para siempre en el vacío:
Jamás?

No la pronuncies, déjamela.
(Cuando esté solo yo la diré en voz baja
suavizada de llanto, así:
Jamás...)

© Copyright. Herederos de Emilio Ballagas. Prohibida su reproducción total o parcial sin previa autorización.

No comments:

Post a Comment