Friday, November 2, 2012

La última lista

Lo encontraron con la boca abierta y los ojos mirando al techo de la barraca. Media hora después de escucharse el “depié” el preso no se había levantado. Tampoco se había despertado. O si se despertó ya estaba muerto. Nadie supo decir. El oficial de guardia llegó enseguida, le tapó la cara con una enguatada vieja y tomó nota de sus pertenencias.

Tres astillas pequeñas de jabón Nácar, amarradas con un cordel.

Un rosario de tipo religioso escondido en una bolsita blanca, roja y azul.

Dos calzoncillos de reglamento, marcados (P)  correctamente lavados.

Cajita de fóforos (Chispa).

Un (1) paquete de gofio.

Un uniforme de prisiones, camisa y pantalón, sin lavar, doblados en tiempo y forma.

Copia en papel cebolla de sentencia del Tribunal Revolucionario Número 2, escrita en La Habana, octubre de 1972. Diez años de privación.

Una cuchillita de afeitar (rusa), marca Heba.

Un peine pequeño gastado, bastante sucio.

Una bola de plástico derretido.

Cepillo y pasta de dientes Perla.

Una toalla rosada marcada en tinta china: RM.

Un libro de Jová (biblia religiosa) escondido en un cartucho de café.

Un cuchillo de mesa. Dos cucharas.

Un pomo de Vitamina V. Un pomo, dos pastillas de aspirina.

Foto de un familiar o pariente (no consta).

Un pomito de kolonia.

Dos clavos viejos.

Un (1) paquete de azúcar prieta.

Un mocho de lápiz.

Caja de talco.

Una libreta escolar (con versos).

No comments:

Post a Comment