Monday, April 15, 2013

Elecciones ficticias

Hubo ingenuos que creyeron a Henrique Capriles capaz de ganar las elecciones en Venezuela. Y ahora ha de haber más que creen a la pandilla chavista capaz de acatar un triunfo de la oposición.

No es de dudar que incluso acepten hacer un recuento de votos. ¿Por qué no? Así aparecerán, en las entrañas de las computadoras controladas desde La Habana, por lo menos 100,000 votos más para Nicolás Maduro.

Parece que nadie se ha dado cuenta de que las elecciones en Venezuela son un simple señuelo, un mágico artilugio con que mantener hipnotizada a la oposición interna y la opinión pública global.

Con estas elecciones periódicas decididas de antemano y garantizadas mediante la corrupción, la mentira y la amenaza, el régimen chavista puede dárselas de “democrático”, al tiempo que obliga a sus adversarios a atenerse a procedimientos pacíficos que garanticen la estabilidad, y en última instancia, la sumisión de sus líderes.

Pero como se sabe, la democracia no es sólo cuestión de comicios y campañas, sino también de separación de poderes, libertad de expresión y transparencia administrativa, elementos que están ausentes hace mucho tiempo del entorno sociopolítico venezolano… aun antes, quizás, de que Hugo Chávez tomara las riendas.

Por eso, no habrá forma humana en que los hijos de Simón Bolívar puedan quitarse a la plaga comunista de encima, ni a sus sanguijuelas habaneras tampoco. Tendrán que aguantar y postergar sus ansias de libertad… hasta las próximas ficticias elecciones.

1 comment:

  1. Siempre es bueno recordarle la gente, que esto es un Comunismo Latino, importado y Pasteurizado desde Cuba.
    Es un Producto de alta calidad, que fue revisado muchas veces, hasta sacarlo al mercado.
    Jenny de la Fuente.

    ReplyDelete